¿ Por qué no se venden las Empresas ?

M&A POST 01

Pareciera que ningún precio es lo suficientemente bueno

 Hace poco un empresario me hizo esa pregunta. Interesante por cierto. En un momento en el cual son muchas las empresas peruanas que reciben ofertas de compra de parte de empresas similares de otros países, de competidores o de clientes que quieren integrarse, porqué muchas de estas ofertas no se concretan.

Lo primero que se podría pensar es que las ofertas que reciben los dueños por sus acciones son muy bajas y que estarían malbarateando sus empresas si vendieran. O también podría ser que los empresarios peruanos piensan que, si alguien está dispuesto a pagar tanto dinero por sus negocios, es que seguramente valen bastante más.

Después de muchos años de estar en el negocio de compraventa de empresas y de haber tenido que negociar con empresarios de diferentes industrias y con operaciones de diferentes tamaños, ya sé porqué no se venden las empresas: el dueño aspira a que le paguen una cantidad de dinero absurdamente alta. Y es que es tanto lo que piden que es imposible que alguien en su sano juicio acepte pagar los precios astronómicos que espera el dueño.

Y no hay forma de hacerlos entrar en razón. Los argumentos del dueño de la empresa van desde “con esta empresa eduqué a mis hijos, compré mis casas y viajo todos lo años, como va a valer tan poco” hasta “si me están ofreciendo esa cantidad, seguro que me deberían pagar cinco veces más”.

Desde un punto de vista puramente técnico, lo cierto es que, si el dueño no acepta vender la empresa al mejor precio que le ofrecen en una coyuntura de auge como la actual, es que siente que nadie puede manejar la empresa mejor que él. Por esa razón nadie puede ofrecer por el negocio lo que él podría obtener en caso de mantenerlo. Es decir, este empresario es el más calificado del planeta para estar en ese sector específico de los negocios.

Probablemente sí hayan empresarios así. Los mejores del mundo en lo que hacen. Ellos están condenados a quedarse con sus empresas o a venderlas a un descuento. Pero no deben ser muchos, no?

Otras Publicaciones