¿CUANDO VENDER UNA EMPRESA FAMILIAR?

Las empresas se forman a partir de una idea, crecen con mucho esfuerzo y, cuando han llegado a la madurez, se venden. Este es el ciclo natural de los negocios y la manera racional de comportarse para un empresario. Lo que ocurre es que, muchas veces, las grandes decisiones en la empresa familiar no siempre siguen patrones racionales. Siguen más bien impulsos emocionales.

Y así es como la vida de las empresas se estira y se prolonga aunque esto signifique tener al negocio en cuidados intensivos y sobreviviendo artificialmente. La ilusión de la familia trae remembranzas de épocas mejores y “si siempre fue un buen negocio, ahora también va a mejorar”. En este estado de cosas, a veces no nos damos cuenta que el negocio ya murió y que hubiera sido mejor desprenderse de éste antes.

¿Porqué tendría sentido vender la empresa familiar en algún momento dado? Además de las razonas que serían válidas para cualquier empresa, en el caso de las familiares hay cuatro razones adicionales que se repiten con frecuencia:

• La siguiente generación no tiene interés en el negocio y no tuvieron la precaución de formar profesionales que se hagan cargo de la administración.

• El negocio dejó de serlo. La tecnología se volvió obsoleta, el mercado desapareció o solo pueden ganar dinero los pocos que son muy grandes. A nadie debería ocurrírsele seguir vendiendo máquinas de escribir o equipos de fax!

• Ya son demasiadas ramas de la familia las que comparten la propiedad y resulta muy difícil tener a todos alineados.

• La organización se volvió un caos por mantener la costumbre de emplear en la empresa a cualquier miembro de la familia por el solo hecho de pertenecer a ésta.

Los negocios no son para siempre. Las empresas familiares, tampoco. Es más, las empresas familiares suelen tener problemas mayores que otras al momento de tomar las grandes decisiones. El cariño a los activos, a la gente, al recuerdo de lo que otrora fue, el deseo de mantener las tradiciones, en fin, las emociones.

A veces, el mejor negocio para la familia es vender la empresa.

Otras Publicaciones