Comprar una empresa sin sorpresas

¿Compraría usted un auto sin que antes lo revise un mecánico? Probablemente haya 
quienes sí lo hagan así y se corran todos los riesgos asociados a los problemas –ocultos
o no- que pueda tener el vehículo. ¿Compraría usted una empresa sin antes validar la
información que le brindó el vendedor? Pues si lo hace así, los riesgos son tan grandes
que podría terminar pagando muchas veces más del valor real de la empresa.
Cuando se compra una empresa, determinar el valor y negociar un precio son etapas
importantes. Asegurar la exactitud de la información que le fue suministrada es una
etapa posterior pero igual de importante. En nuestra experiencia, las “sorpresas” que
con mayor frecuencia encontramos cuando estamos en la etapa de validación de
información son las siguientes:
● El inventario no coincide con lo que nos dijeron. Hay mercadería faltante, obsoleta
o inservible. No solo hay menos dinero sino que podrían haber contingencias
tributarias importantes.
● Algunas cuentas por cobrar son realmente incobrables. Nos dijeron que se trataba
de facturas que eventualmente se iban a cobrar pero claramente eso no será
posible.
● Las máquinas y equipos no están en el estado que deberían. Quizás porque los
mantenimientos no han sido los adecuados y nos han vendido la ilusión de un falso
ahorro.
● Hay contingencias laborales y tributarias de las cuales quizás el vendedor no estaba
al tanto (o quizás sí!).
Comprar una empresa sin validar la información y evaluar las contingencias no tiene
ningún sentido. Invierta en esto!
Escrito por: Martín Reaño

Otras Publicaciones

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>